Fidel Castro Ruz: Guerrillero del Tiempo (Primera Parte, Toma II)

By Katiuska Blanco

Spanish language memoirs.

Show description

Quick preview of Fidel Castro Ruz: Guerrillero del Tiempo (Primera Parte, Toma II) PDF

Best Biography books

The Man in the White Suit: The Stig, Le Mans, the Fast Lane and Me

Most sensible Gear's iconic motive force, the Stig, is finally revealed! Ben Collins divulges how he got here to be best Gear's iconic driving force, in addition to what it truly is wish to thrash an Aston Martin DBS, teach for the military, face the fear of Jeremy Clarkson's lingerie, and masses extra. whilst the Black Stig disappeared off the tip of an plane provider in 2003, audiences have been brought to the White Stig—faster, stranger, and more durable to maintain fresh.

Prime Green: Remembering the Sixties

From the hot York urban of Kline and De Kooning to the jazz period of recent Orleans's French area, to Ken Kesey's psychedelic California, major eco-friendly explores the Nineteen Sixties in all its bizarre, blameless, turbulent, and interesting glory. development on own vignettes from Robert Stone's travels throughout the US, the mythical novelist deals not just a riveting and strong memoir but additionally an unforgettable inside of viewpoint on a distinct second in American heritage.

Have A Nice Day: A Tale of Blood and Sweatsocks

Mick Foley is a pleasant guy, a relatives guy who loves enjoyment parks and consuming ice cream in mattress. So find out how to clarify these jap demise fits in jewelry with explosives, golden thumbtacks and barbed twine rather than rope? The second-degree burn tissue? And the lacking ear that was once ripped off in the course of a bout-in which he stored struggling with?

Possessed: The Life of Joan Crawford

Joan Crawford used to be the most incandescent movie stars of all time, but she was once additionally the most misunderstood. during this brilliantly researched, considerate, and intimate biography, bestselling writer Donald Spoto is going past the preferred caricature—the abusive, volatile mom portrayed in her followed daughter Christina Crawford’s memoir, Mommie Dearest—to provide us a 3-dimensional portrait of a truly human lady, her unbelievable profession, and her terribly dramatic existence and instances.

Extra info for Fidel Castro Ruz: Guerrillero del Tiempo (Primera Parte, Toma II)

Show sample text content

Al inicio haríamos silencio, pero luego, de inmediato, nos pondríamos en contacto con las figuras políti­ cas de Santiago de Cuba y con todo el mundo. Nacionalmente no íbamos a empezar haciendo discursos, sino que, aquel día, en determinado momento, trasmitiríamos por las estaciones de radio el discurso de Chibás en su propia voz; de manera que no se iban a dar noticias por las emisoras de radio, sino que iban a empezar a repetir el discurso todo el tiempo como un mensaje a l. a. población. Cuando comenzaran a round los rumores por el hecho de que estuviera saliendo aquel discurso —el que mencionas, claro, el de El último aldabonazo del líder ortodoxo— por las emisoras radiales, sin dar noticias, sería como un mensaje al pueblo de que se estaba produciendo una revolución well known, organizada y dirigida por hombres del Partido Ortodoxo.

Bas­ taba con que fueran tres días». Aquello period una catástrofe in­ tolerable. Decidí irme aunque no sabía para dónde. Pero allá en Guanabo me ocurrió algo muy curioso, algo que no se me olvida. Resulta que Abel y Montané me ayudaban económicamente, me garantizaban lo primary, pero ne­ cesitaba siempre algún additional. Yo le había solicitado crédito a un árabe dueño de un comercio que me suministraba algunos víveres, y no tenía dinero para pagarle antes de irme de allí. No sabía qué hacer, me avergonzaba no poder cumplir pues él había confiado en mí.

Si existe un complot y es denun­ ciado, los conspiradores se alarman y desalientan. Si realizaba esa denuncia agitaba al país, advertía al país. No hay algo a que le tengan más miedo los conspiradores. Tal tipo de grupito se desbarataba porque no period ni conjura, se trataba de unos cuan­ tos oficiales y unos cuantos cabos. No habría habido golpe. Entre el 28 de enero y el 10 de marzo transcurrieron 38 días, y yo escribí siete artículos. Después los auténticos, Prío y toda su gente, aseveraban que yo period culpable del golpe de Estado porque había destrui­ Katiuska Blanco Castiñeira / forty seven fidel castro ruz, guerrillero del tiempo do al gobierno.

Comandante, ¿cómo fue que organizaron el traslado de las ar­ mas? ¿Reclutaron hombres allá en Santiago de Cuba? Katiuska Blanco Castiñeira / 166 fidel castro ruz, guerrillero del tiempo Fidel Castro. —Solo reclutamos a un hombre en Santiago de Cuba: Renato Guitart; lo conocimos en enero de 1953 a través de Pedrito Miret. No queríamos adherir gente de allí para no levantar los angeles más mínima sospecha, para que no existiera nin­ guna organización, para evitar el menor riesgo de filtración acerca de las actividades que realizábamos.

Otra circunstancia difícil que sobrevino fue que ya no te­ nía más crédito; porque ante l. a. situación nueva totalmente, no tenía nada que ofrecerle ni al bodeguero ni a nadie. Lo úni­ co que les podía decir period que esperaran para ver cuándo yo les podía pagar las deudas; pero no podía pedir más nada. Me quedé sin casa, sin dinero, sin crédito, sin nada, nada. period los angeles situación que vivía entonces. Katiuska Blanco Castiñeira / 87 03 Cambiar de estrategia, inercia de sectores políticos, Abel y Montané, comienza los angeles persecución, Prado N.

Download PDF sample

Rated 4.73 of 5 – based on 31 votes